¿Desaparecerán las sociedades civiles?

Hasta ahora las rentas generadas por sociedades civiles tributaban mediante atribución a los miembros que forman parte de ellas, en función de su porcentaje de participación en la entidad. Así lo establecía la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2016 “las sociedades civiles con objeto mercantil” serán sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades al tipo de gravamen fijo del 25%.

En cuanto al concepto de “sociedades civiles con objeto mercantil” señalar que se trata de un término que induce a confusión en la medida que jurídicamente las sociedades se deben calificar como civiles o mercantiles en función de su objeto, no siendo posible que una sociedad civil tenga un objeto mercantil, excepto en el caso de que se trate de sociedades mercantiles irregulares, en cuyo caso, fiscalmente están sujetas al régimen de atribución de rentas.

En este sentido el Código Civil establece que las sociedades civiles pueden revestir todas las formas reconocidas por el Código de Comercio, a las que les serán aplicables sus disposiciones en cuanto no se opongan a las del Código Civil.

La doctrina mayoritaria ha considerado que las sociedades civiles no dejan de serlo por el hecho de adoptar uno de los tipos societarios regulados en el Código de Comercio, permitiéndose la posibilidad de que existan sociedades civiles con forma mercantil, y sin que puedan existir sociedades civiles con objeto mercantil.

Partiendo de estas premisas, entendemos que:

  1. deberá aclararse por parte de la Administración Tributaria o el propio legislador el alcance del término “sociedades civiles con objeto mercantil” antes del próximo 1 de enero de 2016, y
  2. el objetivo del legislador es la tributación por el Impuesto sobre Sociedades de todas aquellas actividades empresariales que se realizan a través de una sociedad civil por lo que estarán sujetas a dicho impuesto aquellas sociedades civiles que realizan una actividad regulada en el Código de Comercio, quedando excluidas a priori las sociedades civiles que realizan actividades agrícolas o ganaderas.

Adicionalmente, para que estas entidades sean contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades, deberán tener personalidad jurídica. Una sociedad civil tiene personalidad jurídica a partir del momento que actúa ante terceros en nombre propio, siendo suficiente que contrate en nombre propio o que haya aportado a la Administración Tributaria su contrato de constitución a los efectos de obtener un Número de Identificación Fiscal.

No obstante lo anterior, la norma pospone hasta el 1 de enero de 2016 la sujeción al Impuesto sobre Sociedades por lo que en el ejercicio 2015 estas sociedades tributarán según el régimen de atribución de rentas, y a partir de 2016 pasarán a tributar por el Impuesto sobre Sociedades.

Respecto a las comunidades de bienes y demás entidades que, carentes de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptibles de imposición, la Ley del Impuesto sobre Sociedades establece que sus rentas se atribuirán a los socios, herederos, comuneros o partícipes. Por lo tanto, este tipo de entidades no se ven afectadas por las modificaciones introducidas.

Una vez se conozca que sujetos pasivos se incluyen en el concepto de “sociedades civiles con objeto mercantil”, las entidades afectadas deberán optar por una de las siguientes opciones antes del 30 de junio de 2016:

  • Disolución y liquidación.El legislador ha introducido un régimen especial que permite la disolución y liquidación de estas entidades, de acuerdo con las siguientes ventajas:
    1. Plazo de 6 meses desde el 1 de enero de 2016 para adoptar el acuerdo de disolución y liquidación, y la sociedad se extinguirá en el plazo de 6 meses dese que se adopte el acuerdo.
    2. Exención en la modalidad de Operaciones Societarias del ITP AJD (Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas y Actos Jurídicos Documentados).
    3. Exención en la plusvalía municipal (Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana).
    4. Diferimiento de la ganancia que aflora en la liquidación (excepto para la entrega de dinero o créditos).
  • Tributación por el Impuesto sobre Sociedades.Si no se hace nada al respecto, a partir del 1 de enero de 2016 estas entidades tributarán por el Impuesto sobre Sociedades al tipo de gravamen fijo del 25%, y entendemos que estarán obligadas a llevar una contabilidad completa.Por otro lado el legislador ha establecido un régimen transitorio para evitar la doble imposición que permite la distribución de beneficios y la obtención de rentas por la transmisión de participaciones, generadas durante los periodos en los que la entidad estaba sujeta al régimen de atribución de rentas, y que se repartan o generen a partir del 1 de enero de 2016.
  • Transformación en una Sociedad Mercantil.